Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2017

La metáfora perdida

«Llueve», pensaba en voz alta. «Y si llueve es porque estoy rodeado de gotas de lluvia. Pero al pensamiento le falta el contexto. También le falta el espacio en el que estás situado. Le falta saber si te mojas o no. En definitiva, le falta conocer que si llueve y no te estás mojando, es porque algo te cubre.  Es increíble como algo tan simple es, a la vez, tan complejo y matizable», ahondaba él en sus pensamientos mientras intentaba escapar de los mismos para exponerle a ella su divagación. Entonces ocurrió unos de esos momentos en los que el azar es caprichoso y oportunista. Él titubeo, apunto de soltar su reflexión, pero ella se le adelantó. Era la causalidad al revés, así la llamaba él. —Llueve. Y mucho. Menos mal que traje el paragüas—dijo ella sonriéndole. Ah, ibas a decir algo, ¿verdad? —Sí, estaba pensando en lo complicado que es comprender a las personas y lo necesarias que son las metáforas para darnos cuenta de lo imposible que es que dos personas empaticen al cien por cien…